Cómo diferenciar un Jamón Ibérico de Bellota de uno de Cebo

Seguro que habrás oído miles de veces que debemos diferenciar bien un jamón ibérico de bellota de los de cebo, pero no es fácil por mucho que lo intentemos siempre hay detalles que se nos escapan.

Para diferenciar correctamente, ya que el jamón ibérico puro de bellota y el de cebo son totalmente diferentes en cuanto a la pureza de la raza y al tipo de alimentación del cerdo ibérico, os dejamos algunas claves para reconocer correctamente a cada uno de ellos.

La diferencia principal es que el jamón ibérico de bellota, como su denominación indica, viene de un cerdo 100% ibérico (tanto de padre como de madre) y ha sido alimentado con bellota exclusivamente. Los diferenciamos con «facilidad» de los cerdos cruzados (uno de los padres es ibérico y el otro no), teniendo en cuenta su tamaño, ya que los ibéricos suelen ser más pequeños que los cruzados a la par que más rústicos, de ahí que el jamón final, sea totalmente diferente a los cruzados.

Pero sentados frente a 2 jamones, llega la temida pregunta: ¿Cómo sabemos si estamos antes un jamón ibérico de bellota?

Pues bien debes comprender que hay una serie de rasgos y características que te lo pondrán más fácil si sigues algunas indicaciones para poder conocer la calidad del jamón. La morfología o la grasa son claves para conocer ante qué tipo de jamón estamos, toma nota:

  • Características morfológicas:
    Jamón estilizado y de caña fina, el ibérico posee un esqueleto y unas extremidades más alargadas.
    También nos podemos fijar en su pezuña, si está desgastada es buena señal: lo está de andar por el campo
  • Grasa:
    Antes de abrir el jamón, podemos fijarnos en la grasa externa de éste y es que define la alimentación del cerdo.
    Si estamos delante de un jamón ibérico de bellota, su grasa será suave al tacto y podemos presionarla para comprobar que se hunde fácilmente y vuelve a su posición normal.
    Su color también nos hablará sobre su curación. Si es amarilla oscura, estaremos delante de jamones ibéricos puros de bellota. Este color define que el cerdo ha sido alimentado con bellotas durante el periodo de Montanera.
  • Peso del jamón:
    El peso de un jamón ibérico, suele rondar entre los 6 y 7,3 kilos.
    Los ibéricos puros suelen ser de menor tamaño que los cruzados, por su estructura ósea, es complicado ver jamones de más de 8 kilos.
  • El precio del jamón:
    No debemos olvidar este apartado. El precio final de un jamón ibérico puro de bellota se ve influenciado por el largo periodo que dura su elaboración, que suele ser de al menos 5 años desde el nacimiento del animal.

Será importante confiar en la garantía que nos ofrece el establecimiento donde vamos a adquirir nuestro jamón ibérico de bellota. Además, por descontado, del fabricante o marca que sella el producto y que nos dará señas de la calidad final del mismo.

En Jamones Lazo, somos un referente en el sector que cuenta con una amplia experiencia en la producción de productos ibéricos, gracias al legado que durante siglos, las distintas generaciones de pobladores de estas tierras de la Sierra de Huelva nos han dejado. Ahora a través de nuestra nueva tienda online, disfrutar de nuestros productos ibéricos es más fácil que nunca. ¡Visítanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *