jamon-iberico

¿Cómo reconocer el mejor jamón ibérico?

El jamón ibérico es una de las joyas de la gastronomía española, pero es evidente que no todos tienen la mayor calidad. Te contamos algunos trucos para que reconozcas un buen jamón ibérico.

Como decíamos, el jamón ibérico de bellota es un manjar que afortunadamente podemos disfrutar en nuestro país en cualquier época del año. Sin embargo, a veces su exclusividad hace que para algunos sea un producto más especial del que disfrutar en ocasiones concretas. La Navidad, por ejemplo, es una de estas ocasiones en las que nos merecemos degustar y disfrutar junto a los nuestros de un buen jamón ibérico de bellota. Por ello, te contamos algunos trucos para que aciertes al comprar, cortar y conservar tu jamón.

  1. A la hora de comprar tu jamón, fíjate en  la pezuña. La pezuña de un jamón ibérico de bellota es negra. La caña debe ser fina, que pueda abarcarse con los dedos pulgar e índice. Esto nos indicará, entre otras cosas, que el jamón procede de un cerdo ibérico puro.
  2. Toca la punta del jamón y observa si tus dedos se manchan de un aceite fluido, líquido y amarillento. Este aceite indica el elevado nivel oleico producido por la alimentación del animal, que se alimenta a base de bellotas.
  3. Para comprobar si el jamón es bueno y está listo para consumir, toca los bordes e intenta hundir los dedos. Si notas que se hunden demasiado es señal de que el jamón no está todavía demasiado maduro. Si, por el contrario, no se hunden mucho es señal de que ya puede estar listo para su consumo.
  4. Si aprietas el centro de la pieza y notas que se hunde ligeramente, es buena señal, ya que esto indica de nuevo que el jamón está listo para consumirlo. Si notas que no se hunde, es probable que el jamón esté demasiado curado y haya pasado su momento óptimo de consumo.
  5. Otra señal inconfundible que te ayudará a saber si el jamón es 100% ibérico de bellota es su etiqueta. En la caña debe de haber un precinto de plástico negro con letras blancas que indica la calidad y pureza del jamón y además, debe llevar un número,a la indicación ASICI o DOP.
  6. Si el jamón ibérico es de la mejor calidad, el color de la maza y las lonchas será rojo intenso y el tocino blanco, casi transparente.
  7. Cuando hayas comprado tu jamón ibérico de bellota, es recomendable que sigas algunos pasos a la hora de conservarlo y servirlo para que puedas disfrutarlo al máximo: si no lo vas a consumir inmediadamente, sácalo y cuélgalo en un lugar fresco y seco. A la hora de cortarlo, asegúrate de colocarlo en un buen jamonero que te permita cortar de manera cómoda y segura. Quítale la piel y grasa amarilla del exterior y corta las lonchas finas. Por último, cuando hayas terminado, asegúrate de cubrir la superficie de corte del jamón con la loncha superficial del tocino o con un film de plástico que impida la entrada de aire, esto protegerá a tu jamón ibérico de la oxidación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *