maridaje-vinos-jamon-iberico

Ideas para maridar tu jamón ibérico de una forma deliciosa

Degustar un jamón ibérico de bellota es uno de los placeres más exquisitos que existen, ya que este alimento posee por sí mismo un sabor único pero, ¿sabías que puedes realzar sus cualidades si lo acompañas con el vino adecuado? Desde Jamones Lazo, tu tienda online de jamones y productos ibéricos, te contamos los secretos del maridaje del jamón ibérico.

No existen normas concretas pero sí unas directrices básicas que los expertos jamoneros llevan a cabo para realzar el sabor del jamón ibérico, y es que servir esta delicia con un vino acertado es un auténtico lujo para el paladar. Recuerda que lo ideal es que exista un perfecto equilibrio entre el contenido de alcohol y la acidez del vino, y su sabor no esté camuflado por extraños y excesivos tuestes de las barricas.

¿Quieres vivir sensaciones extraordinarias? Igual que de una pata de jamón pueden extraerse infinitos matices y sabores según las diferentes partes del corte que realicemos, la bebida que le acompaña puede potenciar estos matices. Apunta bien esta clasificación de vinos para exprimir al máximo el sabor de un buen jamón ibérico de bellota. ¡Comenzamos!

 

  1. Fino andaluz. El jamón ibérico no armoniza muy bien con vinos muy olorosos y con sabor fuerte, ya que pueden robarle el protagonismo. ¡Y no es lo que queremos! Los vinos tintos, con o sin crianza, así como los vinos blancos poco ácidos son dos buenos acompañantes, pero por su suavidad, su tono ligeramente salado y su grado bajo de acidez, el mejor maridaje lo proporciona el fino andaluz, y si está fresquito, mucho mejorEl toque amargo de los finos se une a la perfección con la gravedad de las grasas evolucionadas del jamón. ¡La pareja perfecta!
  2. Tintos envejecidos en maderas nobles. Los vinos tintos jóvenes y ligeramente secos combinan muy bien con el jamón ibérico, pero si hablamos de tintos envejecidos esta combinación alcanza la perfección. Es aconsejable que sean vinos tintos de taninos pulidos, donde el sabor amaderado no sea el protagonista y que disponga de cierto grado de acidez, ya que aporta un gusto exquisito a la combinación.
  3. Vinos espumosos. Lo ideal es que estos vinos tengan más de 15 meses de crianza. Sin embargo, a mayor curación del jamón ibérico, podemos ir incrementando también el envejecimiento de los vinos. Por otra parte, es importante que los vinos espumosos que escojamos sean del tipo Brut Nature o Brut. ¿Por qué? Son vinos que incorporan pocos azúcares en su proceso de elaboración, y ¡los vinos muy dulces no son una combinación muy acertada!, ya que pueden ocultar las bondades de este producto.
  4. Blancos. Los vinos jóvenes, por su fuerza frutal, aromas y acidez, no resultan el aliado perfecto; sin embargo, algunos vinos blancos con envejecimiento medio como Chardonnay de la Borgoña o Viuras Riojanos, pueden proporcionar sensaciones excelentes si los acompañamos con jamones ibéricos de media curación. ¡La cuestión está el equilibrio!

 

¿Y si no te apetece vino? Otra buena opción es combinar el jamón ibérico con una copa de cava o una cerveza bien fría. ¡Esta unión nunca falla! Pero sea cual sea la bebida que elijas, el jamón ibérico de bellota  es un producto con un sabor tan exclusivo que siempre será el protagonista indiscutible. ¿Has probado nuestros jamones ibéricos? En Jamones Lazo tenemos una amplia y exclusiva variedad que puedes adquirir en nuestra tienda online. ¡Déjate deleitar!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *