comprar-jamones-ibericos-online

¿Qué diferencias hay entre un jamón ibérico y una paleta ibérica?

Si vamos a comprar un jamón o una paleta ibérica es necesario tener en cuenta sus peculiaridades para entender sus diferencias con respecto a su sabor e incluso a su precio. Hoy, desde Jamones Lazo, te vamos a hablar de las características de las paletas y los jamones ibéricos para que elijas el sabor que más te guste.

Es cierto que ambos productos proceden de las patas de los cerdos ibéricos, pero son dos productos totalmente distintos. Aunque el método de salazón, secado y maduración es muy similar, en la mayoría de los casos puede resultar difícil distinguir el sabor de un producto y de otro. Sin embargo, hay matices muy particulares que nos ayudan a adivinar de qué producto se trata. ¡Toma nota!

1. ¿De dónde proceden? El jamón ibérico se elabora con la pata trasera del cerdo ibérico, mientras que la paletilla corresponde a la pata delantera ¡Esta es su principal diferencia! La constitución ósea del cerdo muestra claras diferencias entre la paletilla y el jamón, ya que mientras la paletilla cuenta con el omóplato, un hueso plano que cubre una gran superficie, el jamón cuenta con el hueso de la cadera, que es irregular y más estrecho.

2. Tamaño.  Debido a la fisonomía del cerdo, el jamón es más largo que la paletilla. Por ejemplo, un jamón puede medir entre 70 y 90 centímetros de largo, y una paletilla puede rondar entre 60 y 75 centímetros. La diferencia de tamaño también se puede ver en el ancho de cada pieza, siendo el jamón más ancho que la paletilla. El tamaño determinará el peso de cada ejemplar. Un jamón puede pesar entre 6,5 y 8,5 kg, mientras que una paletilla suele tener un peso entre 4 y 5,5 kg.

La proporción entre hueso y grasa de un jamón es aproximadamente del 50%, aunque si es de mayor calidad podría ser un poco menos. Al tener una morfología más ancha y redondeada, sus lonchas son más anchas y grandes. Las paletas ibéricas, por su parte, tienen una porción superior de grasa y hueso que podría alcanzar el 60%. Por ello, su morfología es más delgada y menos redondeada, y sus lonchas son más finas. ¿Aún no te decides?

3. Sabor. Quizás puedan parecer apreciaciones sutiles o mínimas, pero los paladares más exquisitos y exigentes aprecian una mayor suavidad y un mayor contraste de sabor en una loncha de jamón ibérico, mientras que la paleta, al tener más presencia de grasa, resulta más sabrosa y ofrece un sabor más intenso y potente, aunque con menos matices que el jamón ibérico, debido a su menor tiempo de curación. ¡Cada uno tiene un sabor! y ¡para gustos, los colores!  ¿No se te hace la boca agua?

4. Precio. El jamón ibérico suele ser más caro que una paletilla debido, sobre todo por su tamaño y su peso. Por otro lado, dependiendo del tipo de jamón encontraremos unos precios u otros, siendo el más caro el jamón ibérico 100% puro de bellota, ya que es el de mejor calidad.

5. Curación. El tiempo de curación es muy distinto. El jamón ibérico está expuesto a un período de curación y maduración más prolongado que la paletilla, por eso alberga en su interior una gran cantidad de aromas y matices gustativos. El tiempo oscila entre los 15 y los 36 meses dependiendo del tipo de jamón, sin embargo, la paletilla se curará desde los 12 a los 24 meses.

 

A pesar de las diferencias que existen entre el jamón ibérico y la paletilla ibérica, la decisión final dependerá del gusto de cada persona. Y es que sobre gustos no hay nada escrito. Es cierto es que no se puede determinar si una carne es mejor que la otra, siempre que sean productos de alta calidad como los que tenemos en Jamones Lazo, donde contamos con productos ibéricos de referencia, que puedes adquirir en nuestra tienda online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *